Fall 2011 International Artist-in-Residence Program

There Is Not Anything Which Returns to Nothing

  • Fall 2011 International Artist-in-Residence Program
  • Exhibition Dates: Nov 17,2011 - Jan 08,2012
  • About the artist
  • Jeff Williams at work, cropJeff Williams

    Jeff Williams’s site-specific sculptural works involve intervening in a structure’s architecture to reveal the layers of a building’s history of habitation. His practice incorporates a variety of approaches, including sealing voids, compressing spaces, and opening andRead more

About the exhibition

Jeff Williams presenta varias propuestas para un nuevo tipo de arquitectura en There is Not Which Returns to Nothing. Estos planos, compuestos por un video, tres fotografías y dos esculturas, desglosan las complejidades formales de las estructuras construidas en sus arreglos más simples y materiales más básicos. Sus yuxtaposiciones experimentales de forma y materia reorganizan estos elementos para poner a prueba sus límites estructurales y estéticos.

Frente a la entrada de la galería, un televisor de pantalla plana muestra una imagen en rotación de un objeto generado por computadora: un corte transversal de la réplica de un tragaluz, con los elementos que un vendedor de materiales para la construcción usaría en una charla promocional. A medida que el tragaluz gira en la pantalla, su falsedad se revela. Vemos el centro hueco de su cuerpo de aluminio, la espuma aislante que llena su interior y el endeble aluminio que cubre su base de madera. A pesar de que ya se asemeja a una escultura abstracta más que a una forma arquitectónica, Williams hace que sea aún más inútil al convertirla de un objeto tridimensional en una imagen digital. Y surge una ironía humorística: una cosa que es funcionalmente inepta, pero concebida para representar una forma perfecta es venerada, permanentemente girando en su pantalla de televisión.

Tres fotografías de alta resolución cuelgan en la pared opuesta, desarrollan esta lógica retorcida y la amplían para presentar combinaciones novedosas de materiales. Aquí, Williams ofrece arreglos estructurales que son tan improbables como imprácticos. El menos complejo es un pedazo tosco de bloque de hormigón apoyado en acero brillante y pulido. En la parte superior del bloque se alza un par de secciones de tubería rectangular de plástico y un pequeño cuadrado de revestimiento, un molde de plástico usado para crear una textura de piedra falsa sobre la superficie de concreto. Los lados lisos, bordes afilados y el matiz de color amarillo brillante de las tuberías contrasta totalmente con la tosquedad del bloque de hormigón. A pesar de que todos los materiales son nuevos, su combinación sugiere una historia espacializada de la arquitectura, en la que las formas extrañas de los edificios contemporáneos descansa, literal y teóricamente, sobre los restos de las estructuras más antiguas.

Una segunda fotografía combina aún más materiales, uniendo formas metálicas con una losa de silicona transparente extendida sobre una teja de barro vidriado en color negro brillante. Espuma de aluminio áspero y una hoja de azulejos de cerámica plateados parecen brotar de una torre de láminas de metal enrolladas. El color une a los objetos de esta agrupación, mientras que la textura los diferencia. La tercera fotografía combina los materiales más diversos y logra el arreglo más peculiar. Una teja de barro apenas impresa con su marca, se apoya en el extremo, sostenida por silicona, concreto de mortero, acero fundido y obsidiana oscura. La dureza y el brillo ennegrecido del acero y la obsidiana resuenan, pero la silicona elástica verde contrasta fuertemente con la superficie rugosa de color rojo de la baldosa. Un trozo de material mineral colocado en el otro extremo de la pieza refuerza aún más esta tensión dinámica entre lo natural y lo hecho por el hombre.

Un gran trozo de la misma piedra misteriosa aparece en la escultura cercana, Conservation Fountain (Cibolo Creek Fossil). Aquí, el material duro y terroso se basa en una paleta de acero sumergida en un recipiente de Plexiglás lleno de agua. Una bomba extrae agua del recipiente y la bombea a un atomizador dirigido hacia la roca, que es en realidad materia vegetal fosilizada, obtenida de excavaciones en Hill Country al norte de San Antonio, donde hace millones de años, las marismas eran parte común del paisaje. El contraste entre la rigidez geométrica y estructural de la paleta de acero hecha por el hombre y la deformidad de la roca petrificada formada naturalmente recuerda al espectador de las formas compuestas en las fotografías de Williams. Esta vez, sin embargo, los materiales no están congelados en un estado ideal. Por el contrario, el flujo constante de agua acelera y simula las condiciones de la erosión natural. En el transcurso de la exposición, el fósil poco a poco se disuelve en el tanque y en el agua que circula a través de la fuente. Irónicamente, él ha derivado este proceso a partir de métodos de conservación concebidos para limpiar artefactos con cuidado y con un daño mínimo. En esta escultura, sin embargo, la fuente de neblina hará exactamente lo contrario, destruyendo el fósil y oxidando su base de acero.

Tension and Compression (Evans Rd. Quarry/Alamo Cement Co.) es una estructura enorme e inestable en el centro de la galería. Cuatro pares de varillas roscadas de acero se hunden en el suelo y anclan la estructura de soporte, que suspende una pila de cuatro losas de concreto. Como modelo arquitectónico, la escultura es obvia y profundamente deficiente. En el transcurso de la exposición, el concreto se agrietará y se desmoronará bajo su propio peso, aunque los refuerzos de acero en el interior de las losas evitarán su colapso total. Lo que carece en integridad, la estructura lo gana en la verdad desnuda de las propuestas arquitectónicas de Williams: Ninguna estructura, ningún material, no importa cuán avanzado sea, perdurará para siempre.

 

 

 

Curator
Other works in this cycle
Dragging
Arrows
Keyboard